Minientrada

Periodistas juristas

He decidido que voy a dedicar una sección especial del blog a las meteduras de patas hasta el corvejón de los periodístas que hablan de asuntos jurídicos sin haberse leído ni la Constitución, aunque creo que la mayoría de las veces son errores intencionados. No es una idea original y en todo caso la culpa es de ClioMcBeal que me pica con su genial “Derecho penal pa’tós“.

La noticia del día es: Reino Unido quiere penalizar a los padres que no transmitan cariño a sus hijos, ¡con penas de hasta 10 años de cárcel! Que digo yo que lo del cariño paterno como concepto jurídico indeterminado habrá que estudiarlo. Ya me veo yo a los forenses elaborando escalas de amor. Porque además no se trata de penalizar a los padres que no sean cariñosos, si no a los que no transmitan ese cariño ¡ojocuidado!

Por su puesto la realidad nada tiene que ver con tan esperpéntico titular: de lo que se trata es de castigar más duramente el maltrato infantil, incluido el psicológico, dentro del que se incluye sin duda la privación de afecto, como negligencia emocional.

Más información sobre la negligencia emocional y la campaña que motiva esta propuesta legislativa en Action for Children.

Ricardo Terrades y Plá y la química del Derecho

   Esta mañana he ido al Colegio de Abogados para tratar unos temas relativos a la designación de un oficio para uno de mis usuarios del SAVA y ya que estaba allí subí, por las escaleras, a la última planta para hablar con el informático del Colegio y ver porqué puedo acceder a mi correo colegial pero no la intranet del Colegio (nota: si cambias la clave del correo no se cambia la de acceso a la intranet, así que no la olvides).

   Para bajar preferí hacerlo en el ascensor (cosas mías) y mientras esperaba a que llegara me fijé en el cuadro de uno de los antiguos Decanos del Colegio que estaba allí colgado. Era el de Ricardo Terrades y Plá (apellidos choqueros donde los haya), Decano de 1930 a 1934 y de 1950 a 1959. Con mi errática mente pensando en las noticias de los últimos días respecto a los 75 años del inicio de la dictadura franquista y a pesar de mi incapacidad para procesar rápidamente información numérica calculé que estaría bien saber algo más de un decano que lo fue tanto en el final de la restauración borbónica ininterrumpidamente hasta la II República y posteriormente en plena dictadura.

  Móvil en mano le hice una foto, más que nada para quedarme con el nombre y los periodos. Ya en casa un rápido googleo y sorprendentemente las referencias son a un profesor de física y química del Instituto de La Rábida. Por suerte su expediente consta en el repositorio Arias Montano de la Universidad de Huelva, en el que se puede ver una copia digla fotoitalizada del mismo. Ver esos documentos manuscritos y esas hojas de méritos sobre carreras literarias, honores y condecoraciones sobre tinta morada de máquina de escribir me transportaron literalmente al pasado… aunque no tanto, solo 10 años atrás.

  Uno tiene también su propia historia e Historia, aunque sea del Derecho, lo que me permite participar en el Diccionario de catedráticos españoles de Derecho (si consigo que no me echen por dejado). Pero antes de eso dediqué unos años a trabajar en el grupo de investigación Rudolf von Jhering, con varias visitas al Archivo General de la Administración (AGA) en Alcalá de Henares incluidas para rebuscar en expedientes académicos de entre mediados del siglo XIX y principios del XX muy parecidos al que ahora tenía ante mi y con los que poder elaborar mi parte del Diccionario.

En el expediente personal de Ricardo Terrades y Plá del repositorio Arias Montano de la Universidad de Huelva, en el que a parte de la ficha se puede acceder a un pdf con los documentos de ese expediente escaneados,  consta:

Expediente personal de Ricardo Terrades y Plá. (San Feliu de 
Guíxols, Gerona, 27 de febrero de 1872 - 1971). Profesor de Física
y Química y director del instituto. Importante político de la 
Restauración y Gobernador  Civil de Cuenca, Gerona, Cáceres y León.

En cambio, si hacemos un repaso rápido de las 109 páginas del expediente (digo rápido, porque estoy aburrido pero no tanto como para leérmelo entero ahora mismo) podemos ver que también fue Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Huelva.

Tampoco se contiene ninguna referencia al respecto en la Wikipedia (sí, ya sé que no debería ni mirarla, pero me puede), entre otras cosas porque la breve referencia parece más bien sacada del propio repositorio Arias Montano.
Ricardo Terrades Plà 2Sí que es de agradecer la foto, aunque al ser en blanco y negro no se puede saber el color del traje académico y si por tanto era el correspondiente a física y química o a derecho. Lo que sí se distingue es la medalla al mérito naval con distintivo blanco que le fue concedida y que aparece entre los méritos de su expediente.

  terrades y pla rabidaEn el catálogo de la exposición del Instituto La Rábida: ciento cincuenta años de educación y cultura en Huelva encontramos otra foto suya de un cuadro, en la misma postura y con traje académico azul. En el pie de foto dice que fue director entre 1925 y 1942, así que debió compatibilizarlo con el decanato del Colegio de abogados. Curioso.

Por cierto, la calle que lleva su nombre en Huelva es justo la trasera del actual IES La Rábida en la que daba sus clases de física, química y matemáticas, bastante alejada del Palacio de Justicia y el Colegio de Abogados.

Una búsqueda más profunda en la web nos lleva a la hemeroteca del ABC, en la que consta que el 3 de agosterrades-y-plato de 1936 participó con 100 pesetas en la suscripción abierta para favorecer a la fuerza pública que había cooperado al movimiento liberador de la provincia de la Huelva.

La última referencia la he encontrado en el Repositorio abierto de la Universidad Internacional de Andalucía, con sede en La Rábida, en concreto en el número 62 del año 1916, de la Revista Colombina Iberoamericana. En ella se dice que Terrades y Plá era el presidente de la comisión organizadora de las Fiestas Patrióticas Colombinas y contiene un emotivo discurso sobre la patria, la fe y el amor transmutados en la reina, el poeta y el mantenedor.

Supongo que en: Piédrola Marín, Manuel. Ricardo Terrades Plá (1872-1971). En: González Márquez, Juan Antonio (ed.). El Instituto La Rábida: ciento cincuenta años de educación y cultura en Huelva. Huelva: Diputación Provincial, 2007. 2 vol. ISBN 978-84-8163-427-3, se podrá profundizar más en el personaje, pero ya a eso no llego hoy.

 Por cierto, vivió 100 años, que no es poco.

 

Emprender en criminología: el timo

El otro día me compré el libro “Emprender en criminología” de José Manuel Servera. Fui pasando con avidez las páginas en busca del maná prometido: el póster con el desnudo del autor, pero nada de nada ¡un timo! En fin, como ya lo había comprado y no tenía nada mejor que hacer decidí leérmelo. Ahí debe estar el segundo timo porque pone que la versión en papel del de siempre tiene 186 páginas, pero en la versión Kindle debió olvidarse algunas porque me lo leí de dos sentadas.

Sobre el contenido del libro ya han escrito otros y mucho mejor de lo que yo puedo hacerlo aquí, así que os invito a leer el post de Jorge Ramiro Pérez  al respecto.

No es lo que Servera dice lo que me ha encandilado de su libro; tampoco es cómo lo dice exactamente. Es cómo lo envuelve, el contexto… o el hipertexto según se mire.

Me explico. Para empezar cada capítulo cuenta con un enlace (o un código QR) que te permite escuchar una canción seleccionada expresamente por el autor para acompañarte durante la lectura ¡sublime! ¿no? La idea me ha encantado tanto que no he podido por menos que copiarla.

Además el texto está plagado de enlaces a contenido extra y referencias a servicios en la web muy útiles. Yo, que soy un criminólogo tecnófilo como el autor recomienda, he tomado nota de algunos que desconocía y que usaré seguro en alguno de mis proyectos.

La dos grandes verdades del libro, para mi son:

  • Los criminólogos no somos policías, tampoco psicólogos y mucho menos somos criminalistas, en palabras de la prologuista, y
  • Los criminólogos no somos seres mágicos dotados de poderes para solventar sin más la criminalidad.

Como no quiero que esto se convierta en un anuncio promocional por el que le tenga que cobrar al autor una cuota extra a la ya pactada voy a destacar algunos puntos negativos, que los tiene: es poco glamuroso. Afirma el autor que se puede emprender desde el sofá de casa llevando un pijama ¡qué cosas! pero en fin, le he hecho caso y este post lo escribo así.

Y cuidado, si vas a comprar este libro ten en cuenta que su autor no peina canas y te puedes dar de bruces con tu realidad: trabajo a jornada completa, pareja estable, heredero…, por lo que la anarquía horaria propuesta y la posibilidad de dedicarle horas y horas a tu proyecto se verán interrumpidos por otras actividades igual de placenteras: aprender las reglas básicas de la higiene bucal de manos de Hello Kitty en versión rumana.

Yo también fui un joven emprendedor en criminología. Por eso, enhorabuena José Manuel Servera.

Shibboleth 416

  Algo que me obsesionó durante mucho tiempo es a qué dedicar este blog, hasta el punto de no escribir nada en él durante un par de años. Al final me decidí por el uso ocasional y reivindicativo y ahora me gustaría cogerle el ritmo.

   En realidad yo vine a internet a aprender, así que supongo que lo mejor que puedo hacer es intentar aprender en o con el blog también.

   Por eso mismo uso Twitter y hoy, gracias a @LaGuiri he aprendido una nueva palabra: Shibboleth. Ella afirmaba que existía uno nuevo, una vez superado el de la prostitución. Supongo que sí, que la ilegalización de la prostitución o la legalización del comercio de drogas estupefacientes son dos shibboleth clásicos.

   Poco después me llegó un correo de una amiga para comentar unas afirmaciones de una catedrática de penal en una asignatura sobre violencia de género en un master de eso mismo, a saber, entre otras distorsiones imputadas a la regulación legal española, que la misma establece un “bien jurídico colectivo que olvida a la singular víctima que no puede disponer de él (imposición del alejamiento sin su consentimiento)” ¡Cómo si las víctimas pintaran algo en la administración de justicia española! el olvido de la víctima ni mencionarlo que nos conocemos Fernandito

   Por una sinapsis de esas raras que se producen de en vez en cuando me acordé automáticamente del artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que establece la dispensa de declarar entre determinados parientes y la polémica actual sobre la conveniencia de derogarla para las víctimas de violencia de género y así evitar que las mujeres se nieguen a declarar en contra de sus maltratadores.

   Es decir, por una parte tenemos que la regulación penal actual de la violencia de género no permite a las víctimas decidir si quieren alejamiento o no, ya que el mismo debe imponerse sí o sí en caso de apreciarse la culpabilidad. Y por otra tenemos que la legislación procesal actual permite a la víctima de violencia de género decidir si le interesa, quiere o le conviene participar como testigo de cargo en la acusación de su maltratador y si no es el caso le dispensa de la obligación de declarar. Y se critican ambas situaciones.

   A este respecto comparto las palabras de Patricia Laurenzo (2007): “Una vez más, quienes se autoproclaman defensores de las víctimas no dudan en ignorar su voluntad y se empeñan en tratarlas como personas privadas de capacidad de raciocinio. Una actitud rígida y paternalista muy poco coherente con el discurso feminista que desde hace años viene luchando por transmitir a la sociedad una imagen de fortaleza y autosuficiencia de las mujeres, todo lo contrario del victimismo a ultranza que proclama el feminismo oficial, rendido a las falsas bondades del sistema penal.”

   Es cierto que puede haber casos en los que el maltratador puede usar su posición de poder para intimidar a la víctima y que así no declare en su contra. No lo niego. Pero ¿estamos seguros de que en todos los casos es esto lo que ocurre? En 2012, el Instituto Andaluz de la Mujer publicó un interesante estudio sobre “La renuncia a continuar en el procedimiento judicial en mujeres víctimas de violencia de género“, del que entresaco esta línea “las mujeres que inician el procedimiento judicial no siempre se sienten más protegidas en el curso de éste”.

  Y yo me pregunto ¿qué ventajas consigue una víctima que no quiere declarar contra su agresor si la obligamos a ello? ¿en qué mejoramos su situación? Algún día escribiré un artículo sobre para qué le sirve el sistema de justicia retributiva a una víctima y para qué no le sirve.

   En fin, que no sé si soy efraimita o galaadita.

20 años no es nada: la Universidad de Huelva y yo

Este 3 de marzo celebraré el vigesimoprimer aniversario de la creación de la Universidad de Huelva y también del inicio de mi vida universitaria. Y como dice la canción, 20 años no es nada, pero en estos 21 años yo he sido:

  • alumno de licenciatura, alumno de extensión universitaria, alumno de cursos de verano, alumno de títulos propios, egresado, alumno de tercer ciclo, cursillista, alumno de doctorado, doctorando
  • delegado de clase, representante, 30 %
  • becario de investigación, becario colaborador, colaborador honorario, becario de formación del personal docente e investigador, personal de apoyo técnico a la investigación, investigador
  • profesor asociado, profesor sustituto interino, docente del aula de la experiencia, docente del campus virtual
  • alumno colaborador en congresos, coordinador de alumnos, miembro de comisión académica, coordinador académico, director, tutor, moderador, ponente, conferenciante
  • discípulo, ex discípulo, discípulo, ex discípulo, discípulo
  • tutor de practicum, tutor de prácticas profesionales
  • maquetador, revisor, miembro de consejo de redacción, autor, coautor, traductor
  • y padre de un alumno

Ahora que lo pienso, llevo más tiempo siendo universitario que no siéndolo. Será por eso que me importa mi Universidad

La Escuela Infantil “Jardín de Luz” de la Universidad de Huelva

  Si has llegado hasta aquí es porque te interesa el problema que se ha suscitado en la gestión de la E.I. “Jardín de Luz” de la Universidad de Huelva y que habrás leído en artículos como éste o éste.

  Yo, como padre de un alumno de dicha escuela infantil y miembro de la Universidad de Huelva desde hace ya 20 años, es decir, desde su propia creación en 1993 me he visto, sin pretenderlo, en medio de esta cuestión. La primera noticia de que había problemas en la gestión la guardería, que actualmente lleva la Corporación de la Universidad de Huelva la tuve por una reunión inesperada convocada por las propias docentes del centro después de llevar varios meses de retrasos en el cobro de sus nóminas.

   En dicha reunión se trataron 2 temas: los retrasos en los pagos de las nóminas del personal de la escuela infantil que ya he mencionado y la existencia de una Sentencia judicial que confirma la gestión del centro por parte de una nueva empresa.

  A esta reunión asistieron para darnos explicaciones Sebastián González LosadaVicerrector de Calidad y Formación, en calidad de presidente del consejo de administración de la Corporación y Ramón J. Menéndez González, antiguo Director General de la Corporación de la Universidad de Huelva S.A. aunque creo que actualmente reza como gerente de la misma y por último, María Soledad Palacios Gálvez, Directora de Igualdad y del Servicio de Atención a la Comunidad Universitaria como directora académica de la escuela infantil. Lamentablemente en dicha reunión no se nos dieron demasiadas explicaciones. El vicerrector usó circunlóquios y adujo que “yo es que llevo poco en el cargo” y “nadie me ha informado de lo que estaba pasando”; también reconoció que era la primera vez que visitaba el centro. Por su parte el gerente confesó que era mal pagador pero nos aseguró que las maestras iban a cobrar y que el problema es que con el dinero destinado a sus sueldos se habían pagado seguros sociales pendientes de la Universidad. Lo cierto es que los retrasos en los pagos se siguen produciendo.

  En cuanto a las explicaciones de porqué iba a entrar una nueva empresa a gestionar la escuela infantil te las puedo resumir en: nosotros no queremos, pero el juez nos obliga a hacerlo; hay una sentencia judicial que tenemos que cumplir o en palabras de vicerrector publicadas posteriormente, que (él) no cometerá desacato.

  Así, tras salir de esa reunión y supongo que por pura deformación profesional, decidí intentar comprender cómo había sido todo el proceso y qué justificaba la adjudicación a una nueva empresa después de casi 5 años desde el concurso. Para ello comencé por la sentencia, que tiene fecha de 4 de diciembre de 2013 y la dictó el Juzgado de los Contencioso Administrativo núm. 1 de Huelva. El fallo es el siguiente:

“Que debo Desestimar y Desestimo el recurso contencioso-administrativo promovido por la entidad GUARDONUBA SLL, […] contra la resolución del Rector de la Universidad de Huelva de fecha 30-7-2010, por la que se estima parcialmente el recurso de reposición interpuesto contra la resolución de adjudicación del contrato de servicio de gestión de la escuela Infantil Jardín de la Luz de la Universidad de Huelva, expediente SE/11/09, declarando la nulidad de la adjudicación inicial y del contrato formalizado con la entidad Guardonuba SLL, dejándolo sin efecto y adjudicando el contrato a favor de la recurrente Sueños de Colores SCA, declarando la conformidad de la misma con el ordenamiento jurídico, sin hacer expresa imposición de las costas causadas.”

  Es decir, lo que hace el Juez no es ni más ni menos que darle la razón al Rector y a su resolución de 30/07/2010. Pero te preguntarás ¿qué ocurrió entonces? Voy a tratar de explicar un poco cuál es la secuencia de eventos y que no coinciden exactamente con lo publicado aquí.

  Por lo que he conseguido averiguar:

  1. La Universidad de Huelva convoca el 30/07/2009 una licitación pública para la gestión de la E.I. Jardín de Luz. Puedes consultar el BOJA de 10/08/2009 aquí.
  2. La gestión le fue adjudicada en un primer momento a Guardonuba SLL
  3. La segunda en puntuación, Sueños de Colores SCA,  recurrió en reposición ante el Rector por la concurrencia de una causa de incompatibilidad en dicha entidad adjudicataria.
  4. El Rector de la Universidad de Huelva dictó una resolución de fecha 30/07/2010, por la que se estima parcialmente el recurso de reposición interpuesto contra la resolución de adjudicación del contrato de servicio de gestión de la escuela Infantil Jardín de Luz de la Universidad de Huelva, expediente SE/11/09, declarando la nulidad de la adjudicación inicial y del contrato formalizado con la entidad Guardonuba SLL, dejándolo sin efecto y adjudicando el contrato a favor de la recurrente Sueños de Colores SCA .
  5. Ante esta resolución del Rector y también en 2010 (aunque no sé la fecha exacta) Guardonuba SLL interpone demanda contencioso administrativa por la que pretende que se deje sin efecto la Resolución del Rector de 30/07/2010.
  6. En algún momento que no sé situar exactamente la Universidad decidió “rescatar el servicio”. La sentencia dice al respecto: “También plantea la parte demandante [Guardonuba SLL] otras cuestiones que no van a ser objeto de estudio en este recurso, ya que la resolución administrativa no se refiere a ellas, como son los baremos de las dos entidades y el acuerdo administrativo de rescate del servicio, que en su caso podrían ser  objeto de otros procedimiento judiciales si se interpusiera el pertinente recurso jurisdiccional.”
  7. El Juzgado dicta sentencia el 4/12/2013 por la que desestima el recurso contencioso-administrativo promovido por la entidad Guardonuba SLL y declara que la Resolución del Rector de 30/07/2012 es conforme con el ordenamiento jurídico.
  8. Y nada más, ni tan siquiera declaración en costas.

  Es decir, la Sentencia lo único que hace es confirmar una Resolución que ya el Rector de la UHU dictó en 2010, pero nada dice de que ahora, en 2014, deba entregarse la gestión de la guardería a Sueños de Colores SCA. Es más, a mi modo de ver, la licitación de 2009 se dejó sin efecto por ese acuerdo administrativo de rescate del servicio que le entregó la gestión de la guardería a la Corporación de la UHU. Un acuerdo de rescate que dice la sentencia que no va a entrar a valorar “ya que la resolución administrativa no se refiere a ellas” y que “en su caso podrían ser  objeto de otros procedimiento judiciales si se interpusiera el pertinente recurso jurisdiccional”.

  Es decir, que la sentencia no modifica ni anula las resoluciones, acuerdos ni decisiones tomadas con posterioridad al 30/07/2010 por el Rector de la Universidad de Huelva, así que en realidad me extrañaría muchísimo que la UHU haya podido entregar la gestión del Jardín de Luz a Sueños de Colores SCA en base a la licitación de 2009 sin anular previamente el acuerdo administrativo de rescate, para lo que habrán necesitado una buena dosis de razonamientos jurídicos y algún que otro informe favorable de esos que les gusta tanto del Consejo Consultivo. Sería más fácil y más probable que adjudicaran ex novo la gestión de la guardería a Sueños de Colores SCA y así de paso ahorrarse toda o parte de la indemnización que a ésta le corresponde por no haber podido gestionar la guardería desde que debió hacerlo en 2009.

  La pregunta que de todas formas me hago es porqué el Rector de la Universidad de Huelva tardó casi un año en resolver el recurso de reposición y porqué cuando por fin lo hizo, resolviendo a favor de Sueños de Colores S.C.A., en vez de darle la gestión de la guardería como le correspondía decidió hacer un rescate del servicio y encomendar la gestión de la escuela infantil a la Corporación de la Universidad de Huelva. Y, además, en ese rescate ¿hubo indemnización? ¿a favor de quién?.

  Supongo que todas estas decisiones estarán debidamente justificadas y que leyendo atentamente las motivaciones de los distintos actos administrativos que jalonan este proceso todo tendrá su explicación: la tardanza, los cambios de adjudicación y el rescate. Por eso he intentado sin éxito hasta la fecha conseguir una copia de la la resolución del Rector y del acuerdo de rescate mencionado, así como de la encomienda de gestión a la Corporación mediante petición expresa a la Secretaría General de la Universidad de Huelva y tendré que hacerlo también del nuevo acuerdo pendiente aún de firma para la gestión con Sueños de Colores SCA.

  Las reticencias de la Universidad de Huelva en facilitarme el acceso a esta documentación y la falta de un compromiso más enérgico con los miembros de la comunidad universitaria contrastan con un Rector que durante la campaña electoral afirmó que lo que él aportaría como Rector sería “(u)n nuevo modelo de Universidad, más participativo y transparente, que aspira a la excelencia a partir de su mejor capital: la comunidad universitaria” y que en su discurso de investidura afirmó que “el nuevo modelo de Universidad por el que apuesta el Equipo de Gobierno que ahora asume la gestión de la institución académica onubense y que puede resumirse bajo la máxima, avanzamos todos y todas, y avanzamos juntos, ‘creemos en el potencial de las personas, en sus posibilidades y en su proyección profesional. Por ello, vamos a orientar nuestros esfuerzos hacia una participación más activa y transparente, en la certeza de que son las personas que conforman la Universidad de Huelva su mejor activo’.”

   Probablemente lo que ocurre es que los responsables universitario de la escuela infantil no son conscientes de lo que ellos mismos afirman en su página web, que “La Escuela Infantil “Jardín de Luz” es una iniciativa de la Universidad de Huelva (UHU) que se ofrece a los hijos e hijas de toda la Comunidad Universitaria de la UHU. El Vicerrectorado de Estudiantes, Empleo y Extensión Universitaria en el marco del compromiso institucional de la UHU en las acciones de responsabilidad social, y de las políticas activas de conciliación de la vida laboral con la personal y familiar de todos los miembros de la Comunidad Universitaria, convoca cada año plazas para niños y niñas comprendidas entre 0 a 3 años.”

  Yo no cuestiono, aún, la decisión del rectorado de ceder la gestión de la escuela infantil “Jardín de Luz” a la cooperativa Sueños de Colores, sobre todo porque desconozco en qué se fundamenta. Ni si quiera me interesa para qué lo hacen. Lo que reclamo es saber cómo se ha llegado a esta situación, cómo se justifican las decisiones que se han tomado hasta ahora y en qué consisten las mismas. Quiero saber. ¿Recuerdan el lema de la Universidad de Huelva? Sapere Aude.

De policías locales y drogas

¿Quién se da más aires, la Policía Local o la Guardia Civil?

Bueno, este tema surgió en una discusión de Twitter a propósito de un tuit de @Lilethmania entre un servidor (@Bonorum) y @felipeariasp con la participación de @fermincaba: ¿tiene la Policía Local alguna función respecto del consumo de drogas en la vía pública?

Como todos sabemos el consumo de drogas en España es perfectamente legal, pero está sujeto a limitación, así, no está permitido, generalmente, en la vía pública, como tampoco lo está el alcohol -que no deja de ser otro tipo de droga-.

La prohibición del consumo de alcohol y demás sustancias estupefacientes en la vía pública, más allá de la prohibición del botellón, suele estar regulado en una ordenaza municipal, así que su cumplimiento, como del del resto de ordenanzas municipales, se reserva preferentemente para las policías locales.

Entonces ¿a quién debemos llamar si nos encontamos a dos drogadictos chutándose en el soportal de nuestra casa? Pues en principio parece que a la policía local, salvo que nuestro Ayuntamiento no prohiba tolere tal comportamiento.

  • Algunos enlaces para el debate especialmente las páginas 6 y 11 e incluso noticias.
  • En cuanto a las funciones, más específicamente: “La actuación policial se determinara por las competencias asumidas por los municipios respecto al artículo 25 de la ley 7/85 LBRL unido esto a las funciones que el artículo 53 de la ley 2/86 atribuye a la policia local, atendiendo tambien al articulo 5 de la misma ley que nos trae los ppios. de actuacion.”

No digo que la policía local sea la única competente, y mucho menos que lo sea para perseguir el tráfico de drogas (cosa que por otra parte dicen que hacen), pero dentro de las limitaciones que como no fuerzas y cuerpos de seguridad del estado tienen las policías locales se incluyen determinadas funciones de serguridad ciudadana entre las que se encontraría ésta.

¿Qué opinas tú?