¡Feliz día del despido colectivo!

  Creo que este 1º de mayo, Día del Trabajo, es un buen momento para recordar que la situación laboral de las profesoras de la escuela infantil “Jardín de Luz” de la Universidad de Huelva sigue exactamente en el mismo punto en el que la dejamos en febrero, cuando algunos medios locales se hicieron eco del malestar de algunas madres y padres.

   Efectivamente, como se advertía en aquella noticia, ya se han incorporado a la plantilla del “Jardín de Luz”, cobrando de la Universidad pero sin asumir funciones docentes concretas, 3 socias trabajadoras de la Cooperativa Sueños de Colores, que si el sentido común no lo impide, comenzará a gestionar la escuela infantil el curso que viene, previo despido colectivo de toda la plantilla de profesoras actuales.

  Y también quiero acordarme en este 1º de mayo de esas socias trabajadoras de Sueños de Colores, porque mucho me temo que sus sueños pueden no ser todo lo color de rosas que les han prometido. Y lo digo porque ellas mismas nos dijeron a los padres y madres en una reunión, que iban a renunciar a puestos de trabajo que venían desarrollando en otras guardarías desde hacía más de 10 años para cumplir su sueño de gestionar el Jardín de Luz, atención, porque les habían dicho que esa gestión sería ya de por vida. Intenté explicarles en la reunión y en un correo posterior que lo máximo que van a estar trabajando con seguridad son 4 años, con posibilidad de una prórroga automática hasta un máximo de 6 años, como prevén los pliegos y la legislación de contratación pública y que luego la gestión del “Jardín de Luz” tendrá que volver a salir a licitación pública, pero parece ser que no se fían de mi criterio jurídico ¡vete tú a saber porqué!

  Y por último quiero darle el pésame a la transparencia universitaria. A pesar del tiempo transcurrido y la rotunda afirmación que el Rector personalmente me hizo ante otras madres y padres de que se me iba a facilitar la documentación relativa a todo el proceso de adjudicación de la guardería tanto a Guardaonuba en primer lugar como a Sueños de Colores en segundo lugar y finalmente a la Corporación de la Universidad de Huelva, a fecha de hoy y transcurridos varios meses, no me ha sido entregado ningún documento que permita garantizar que la Universidad de Huelva a actuado correctamente en todo este asunto.

   Así las cosas, aun no tienen respuesta mis tuits del 20 de febrero:

¡Sapere Aude!

Anuncios

20 años no es nada: la Universidad de Huelva y yo

Este 3 de marzo celebraré el vigesimoprimer aniversario de la creación de la Universidad de Huelva y también del inicio de mi vida universitaria. Y como dice la canción, 20 años no es nada, pero en estos 21 años yo he sido:

  • alumno de licenciatura, alumno de extensión universitaria, alumno de cursos de verano, alumno de títulos propios, egresado, alumno de tercer ciclo, cursillista, alumno de doctorado, doctorando
  • delegado de clase, representante, 30 %
  • becario de investigación, becario colaborador, colaborador honorario, becario de formación del personal docente e investigador, personal de apoyo técnico a la investigación, investigador
  • profesor asociado, profesor sustituto interino, docente del aula de la experiencia, docente del campus virtual
  • alumno colaborador en congresos, coordinador de alumnos, miembro de comisión académica, coordinador académico, director, tutor, moderador, ponente, conferenciante
  • discípulo, ex discípulo, discípulo, ex discípulo, discípulo
  • tutor de practicum, tutor de prácticas profesionales
  • maquetador, revisor, miembro de consejo de redacción, autor, coautor, traductor
  • y padre de un alumno

Ahora que lo pienso, llevo más tiempo siendo universitario que no siéndolo. Será por eso que me importa mi Universidad

La Escuela Infantil “Jardín de Luz” de la Universidad de Huelva

  Si has llegado hasta aquí es porque te interesa el problema que se ha suscitado en la gestión de la E.I. “Jardín de Luz” de la Universidad de Huelva y que habrás leído en artículos como éste o éste.

  Yo, como padre de un alumno de dicha escuela infantil y miembro de la Universidad de Huelva desde hace ya 20 años, es decir, desde su propia creación en 1993 me he visto, sin pretenderlo, en medio de esta cuestión. La primera noticia de que había problemas en la gestión la guardería, que actualmente lleva la Corporación de la Universidad de Huelva la tuve por una reunión inesperada convocada por las propias docentes del centro después de llevar varios meses de retrasos en el cobro de sus nóminas.

   En dicha reunión se trataron 2 temas: los retrasos en los pagos de las nóminas del personal de la escuela infantil que ya he mencionado y la existencia de una Sentencia judicial que confirma la gestión del centro por parte de una nueva empresa.

  A esta reunión asistieron para darnos explicaciones Sebastián González LosadaVicerrector de Calidad y Formación, en calidad de presidente del consejo de administración de la Corporación y Ramón J. Menéndez González, antiguo Director General de la Corporación de la Universidad de Huelva S.A. aunque creo que actualmente reza como gerente de la misma y por último, María Soledad Palacios Gálvez, Directora de Igualdad y del Servicio de Atención a la Comunidad Universitaria como directora académica de la escuela infantil. Lamentablemente en dicha reunión no se nos dieron demasiadas explicaciones. El vicerrector usó circunlóquios y adujo que “yo es que llevo poco en el cargo” y “nadie me ha informado de lo que estaba pasando”; también reconoció que era la primera vez que visitaba el centro. Por su parte el gerente confesó que era mal pagador pero nos aseguró que las maestras iban a cobrar y que el problema es que con el dinero destinado a sus sueldos se habían pagado seguros sociales pendientes de la Universidad. Lo cierto es que los retrasos en los pagos se siguen produciendo.

  En cuanto a las explicaciones de porqué iba a entrar una nueva empresa a gestionar la escuela infantil te las puedo resumir en: nosotros no queremos, pero el juez nos obliga a hacerlo; hay una sentencia judicial que tenemos que cumplir o en palabras de vicerrector publicadas posteriormente, que (él) no cometerá desacato.

  Así, tras salir de esa reunión y supongo que por pura deformación profesional, decidí intentar comprender cómo había sido todo el proceso y qué justificaba la adjudicación a una nueva empresa después de casi 5 años desde el concurso. Para ello comencé por la sentencia, que tiene fecha de 4 de diciembre de 2013 y la dictó el Juzgado de los Contencioso Administrativo núm. 1 de Huelva. El fallo es el siguiente:

“Que debo Desestimar y Desestimo el recurso contencioso-administrativo promovido por la entidad GUARDONUBA SLL, […] contra la resolución del Rector de la Universidad de Huelva de fecha 30-7-2010, por la que se estima parcialmente el recurso de reposición interpuesto contra la resolución de adjudicación del contrato de servicio de gestión de la escuela Infantil Jardín de la Luz de la Universidad de Huelva, expediente SE/11/09, declarando la nulidad de la adjudicación inicial y del contrato formalizado con la entidad Guardonuba SLL, dejándolo sin efecto y adjudicando el contrato a favor de la recurrente Sueños de Colores SCA, declarando la conformidad de la misma con el ordenamiento jurídico, sin hacer expresa imposición de las costas causadas.”

  Es decir, lo que hace el Juez no es ni más ni menos que darle la razón al Rector y a su resolución de 30/07/2010. Pero te preguntarás ¿qué ocurrió entonces? Voy a tratar de explicar un poco cuál es la secuencia de eventos y que no coinciden exactamente con lo publicado aquí.

  Por lo que he conseguido averiguar:

  1. La Universidad de Huelva convoca el 30/07/2009 una licitación pública para la gestión de la E.I. Jardín de Luz. Puedes consultar el BOJA de 10/08/2009 aquí.
  2. La gestión le fue adjudicada en un primer momento a Guardonuba SLL
  3. La segunda en puntuación, Sueños de Colores SCA,  recurrió en reposición ante el Rector por la concurrencia de una causa de incompatibilidad en dicha entidad adjudicataria.
  4. El Rector de la Universidad de Huelva dictó una resolución de fecha 30/07/2010, por la que se estima parcialmente el recurso de reposición interpuesto contra la resolución de adjudicación del contrato de servicio de gestión de la escuela Infantil Jardín de Luz de la Universidad de Huelva, expediente SE/11/09, declarando la nulidad de la adjudicación inicial y del contrato formalizado con la entidad Guardonuba SLL, dejándolo sin efecto y adjudicando el contrato a favor de la recurrente Sueños de Colores SCA .
  5. Ante esta resolución del Rector y también en 2010 (aunque no sé la fecha exacta) Guardonuba SLL interpone demanda contencioso administrativa por la que pretende que se deje sin efecto la Resolución del Rector de 30/07/2010.
  6. En algún momento que no sé situar exactamente la Universidad decidió “rescatar el servicio”. La sentencia dice al respecto: “También plantea la parte demandante [Guardonuba SLL] otras cuestiones que no van a ser objeto de estudio en este recurso, ya que la resolución administrativa no se refiere a ellas, como son los baremos de las dos entidades y el acuerdo administrativo de rescate del servicio, que en su caso podrían ser  objeto de otros procedimiento judiciales si se interpusiera el pertinente recurso jurisdiccional.”
  7. El Juzgado dicta sentencia el 4/12/2013 por la que desestima el recurso contencioso-administrativo promovido por la entidad Guardonuba SLL y declara que la Resolución del Rector de 30/07/2012 es conforme con el ordenamiento jurídico.
  8. Y nada más, ni tan siquiera declaración en costas.

  Es decir, la Sentencia lo único que hace es confirmar una Resolución que ya el Rector de la UHU dictó en 2010, pero nada dice de que ahora, en 2014, deba entregarse la gestión de la guardería a Sueños de Colores SCA. Es más, a mi modo de ver, la licitación de 2009 se dejó sin efecto por ese acuerdo administrativo de rescate del servicio que le entregó la gestión de la guardería a la Corporación de la UHU. Un acuerdo de rescate que dice la sentencia que no va a entrar a valorar “ya que la resolución administrativa no se refiere a ellas” y que “en su caso podrían ser  objeto de otros procedimiento judiciales si se interpusiera el pertinente recurso jurisdiccional”.

  Es decir, que la sentencia no modifica ni anula las resoluciones, acuerdos ni decisiones tomadas con posterioridad al 30/07/2010 por el Rector de la Universidad de Huelva, así que en realidad me extrañaría muchísimo que la UHU haya podido entregar la gestión del Jardín de Luz a Sueños de Colores SCA en base a la licitación de 2009 sin anular previamente el acuerdo administrativo de rescate, para lo que habrán necesitado una buena dosis de razonamientos jurídicos y algún que otro informe favorable de esos que les gusta tanto del Consejo Consultivo. Sería más fácil y más probable que adjudicaran ex novo la gestión de la guardería a Sueños de Colores SCA y así de paso ahorrarse toda o parte de la indemnización que a ésta le corresponde por no haber podido gestionar la guardería desde que debió hacerlo en 2009.

  La pregunta que de todas formas me hago es porqué el Rector de la Universidad de Huelva tardó casi un año en resolver el recurso de reposición y porqué cuando por fin lo hizo, resolviendo a favor de Sueños de Colores S.C.A., en vez de darle la gestión de la guardería como le correspondía decidió hacer un rescate del servicio y encomendar la gestión de la escuela infantil a la Corporación de la Universidad de Huelva. Y, además, en ese rescate ¿hubo indemnización? ¿a favor de quién?.

  Supongo que todas estas decisiones estarán debidamente justificadas y que leyendo atentamente las motivaciones de los distintos actos administrativos que jalonan este proceso todo tendrá su explicación: la tardanza, los cambios de adjudicación y el rescate. Por eso he intentado sin éxito hasta la fecha conseguir una copia de la la resolución del Rector y del acuerdo de rescate mencionado, así como de la encomienda de gestión a la Corporación mediante petición expresa a la Secretaría General de la Universidad de Huelva y tendré que hacerlo también del nuevo acuerdo pendiente aún de firma para la gestión con Sueños de Colores SCA.

  Las reticencias de la Universidad de Huelva en facilitarme el acceso a esta documentación y la falta de un compromiso más enérgico con los miembros de la comunidad universitaria contrastan con un Rector que durante la campaña electoral afirmó que lo que él aportaría como Rector sería “(u)n nuevo modelo de Universidad, más participativo y transparente, que aspira a la excelencia a partir de su mejor capital: la comunidad universitaria” y que en su discurso de investidura afirmó que “el nuevo modelo de Universidad por el que apuesta el Equipo de Gobierno que ahora asume la gestión de la institución académica onubense y que puede resumirse bajo la máxima, avanzamos todos y todas, y avanzamos juntos, ‘creemos en el potencial de las personas, en sus posibilidades y en su proyección profesional. Por ello, vamos a orientar nuestros esfuerzos hacia una participación más activa y transparente, en la certeza de que son las personas que conforman la Universidad de Huelva su mejor activo’.”

   Probablemente lo que ocurre es que los responsables universitario de la escuela infantil no son conscientes de lo que ellos mismos afirman en su página web, que “La Escuela Infantil “Jardín de Luz” es una iniciativa de la Universidad de Huelva (UHU) que se ofrece a los hijos e hijas de toda la Comunidad Universitaria de la UHU. El Vicerrectorado de Estudiantes, Empleo y Extensión Universitaria en el marco del compromiso institucional de la UHU en las acciones de responsabilidad social, y de las políticas activas de conciliación de la vida laboral con la personal y familiar de todos los miembros de la Comunidad Universitaria, convoca cada año plazas para niños y niñas comprendidas entre 0 a 3 años.”

  Yo no cuestiono, aún, la decisión del rectorado de ceder la gestión de la escuela infantil “Jardín de Luz” a la cooperativa Sueños de Colores, sobre todo porque desconozco en qué se fundamenta. Ni si quiera me interesa para qué lo hacen. Lo que reclamo es saber cómo se ha llegado a esta situación, cómo se justifican las decisiones que se han tomado hasta ahora y en qué consisten las mismas. Quiero saber. ¿Recuerdan el lema de la Universidad de Huelva? Sapere Aude.